La EMSHI prolongará hasta València la tubería que discurre desde El Realón hasta Albal, para atender incrementos de demanda en l’Horta Sud

lunes 3 mayo 2021 | Municipio

La Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (EMSHI) prolongar la tubería recién renovada que discurre entre la potabilizadora El Realón (Picassent) y el municipio de Albal hasta llegar a València con el fin de poder atender desde esa planta posibles incrementos de demanda de agua potable en l’Horta Sud y aumentar la seguridad de la red de abastecimiento en general, que da servicio a más de 1,6 millones de habitantes.

El enlace entre València y la planta potabilizadora El Realón también permitiría minimizar la afección que ocasionaría una hipotética avería en la aducción de 1600 mm que abastece de agua potable en alta la ciudad de València.

La canalización de más de 5.000 metros que forma el acueducto Realón-Albal y que aumenta de manera considerable las garantías del servicio de agua en alta en la comarca ya está a pleno rendimiento desde que a finales de 2020 se finalizara la obra en la que la Emshi invirtió 11 millones de euros. El equipo técnico de la entidad metropolitana trabaja ahora en la Fase I del nuevo proyecto que contempla la prolongación de esa tubería hasta la válvula Nuevo Cauce, en València.

“La intención es seguir mallando la red de suministro de agua porque con ello incrementamos las opciones de recorrido que puede tomar el agua potable para llegar con máximas garantías y con suficiente presión”, ha explicado hoy la presidenta de la Emshi, Elisa Valía, durante su visita a Albal, quien también ha recordado que desde la entidad metropolitana “hay una búsqueda incesante por mantener todo el servicio en el lado de la seguridad.”

Por su parte, el alcalde de Albal, Ramón Marí, ha valorado positivamente la apuesta que en los últimos tiempos lleva a cabo la Emshi “para proteger el agua como recurso natural y garantizarla como recurso básico a la ciudadanía. En caso de rotura de la tubería preexistente, la nueva canalización podrá suministrar a la ciudadanía albalense con total garantía”, ha explicado el primer edil.

En concreto, la actuación consistirá en la instalación de una conducción de fundición dúctil de 1000 mm de diámetro, que tendrá una longitud aproximada de 3.600 metros. Partirá desde Albal y discurrirá por los municipios de Catarroja y Paiporta hasta llegar a València. La tubería hará un recorrido paralelo a la CV-400, cuyas especificaciones se detallan en el informe de viabilidad emitido por la Generalitat, hasta conectar con la conducción de Nuevo Cauce.

La previsión es empezar las obras en el año 2022 y se estima que el presupuesto para la ejecución de los trabajos ronde los 8 millones de euros.