La EMSHI instala en Albal una toma de emergencia de agua para duplicar las garantías de abastecimiento en la localidad

lunes 14 junio 2021 | Municipio

Albal cuenta desde hoy con una toma de emergencia de agua potable en alta, que garantiza el suministro en caso de afecciones sobre su tubería principal con la que la Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (Emshi) abastece a esta población. Con esta toma de emergencia, se duplican las garantías de abastecimiento ya que la localidad podría recibir agua por dos puntos y, por lo tanto, aumenta la seguridad de la red. Hasta el momento, contaba con una sola toma de agua, en la misma situación se encontraban otros municipios, incluidos en el plan que la entidad y que ya se están ejecutando para dotar de una segunda toma de suministro a aquellas poblaciones que tenían una y cuyas condiciones son coherentes con la intervención.

El fin es reforzar la garantía del servicio en caso de emergencia, aseguran desde la Esmshi. “La instalación de estas segundas tomas permite sortear afecciones por posibles reparaciones, lo que incrementa de manera considerable las garantías de abastecimiento de agua en alta a la ciudadanía”, ha explicado su presidenta, Elisa Valía. En opinión de Valía, “el agua es un recurso fundamental para la vida de las personas, por lo que cada refuerzo en la red de abastecimiento es un punto a favor del bienestar de los vecinos y las vecinas”. En los mismos términos se ha expresado el alcalde del municipio de l’Horta Sud, Ramón Marí, quien se ha congratulado del proyecto que redunda en la calidad de vida de sus vecinos y vecinas.

Albal es la primera población que ya tiene integrada en la red básica de abastecimiento la derivación de emergencia y se está trabajando ya sobre el terreno en las segundas tomas de Alfara del Patriarca y Alfafar. Le seguirán Benetússer, Burjassot, Catarroja, Massanassa, Moncada, Paiporta y Picanya.

La Emshi invierte 1.390.000 euros en esta primera fase, que incluye esas diez poblaciones de la comarca de l’Horta, y que en total va a beneficiar directamente acerca de 177.000 habitantes. La previsión es que a esta primera fase le siga una segunda en la que se ampliará el número de municipios. La actuación persigue generar nuevas tomas de agua que estarán preparadas para ser utilizadas en el caso de que se produzca una avería en la derivación principal. Además, se van a modernizar las derivaciones existentes con el fin de fijar y mantener las condiciones hidráulicas del servicio de agua en alta a los municipios. En función de los escenarios de cada localidad esta actuación se llevará a cabo en derivaciones principales o en las principales y las de emergencia.