Albal destina 175.000 euros a ayudar autónomos y pymes afectados por la COVID-19

viernes 13 noviembre 2020 | Ayuntamiento, Municipio

La crisis de la COVID-19 ha obligado a los municipios a aplicar reformas sustanciales en sus presupuestos municipales para hacer frente a los efectos que se han derivado de la pandemia y que han afectado a las familias más vulnerables y al sector económico. Por este motivo, Albal ha inyectado 412.000 euros para paliar los efectos de la policrisis, a través de la ayuda social y de emergencia y volcándose con un grupo, especialmente castigado, como son los autónomos y el sector de la restauración. En una primera fase, el municipio gobernado por Ramón Marí ha destinado 110.000 euros a ayudas directas a 122 autónomos y pymes. Un total de 1.000 euros ha recibido cada comercio que haya cerrado durante el estado de alarma y 500 aquellos que han acreditado una facturación de un 40% menos que en el mismo periodo del año anterior. Esta ayuda ya ha sido remitida a los solicitantes y se ha sufragado, en parte, con el Fondo Social de Cooperación de la Diputación de Valencia. Albal anuncia una segunda fase de esta ayuda para paliar las consecuencias derivadas de la COVID-19, dotada con otros 40.000 euros y que podrá solicitarse a partir de diciembre. Está dirigida a aquellos comercios, autónomos o pequeñas empresas que no accedieron a la primera convocatoria de la subvención.
Cabe recordar que la localidad fue una de las primeras en anunciar la supresión de la tasa de las terrazas a bares y restaurantes durante este 2020, tras la entrada en la Fase 1. Ahora, con el decreto del segundo estado de alarma y el toque de queda de la Comunitat que obliga a estos negocios a cerrar a las 00.00 horas, el consistorio se suma a la campaña de la Hostelería de España “Adelanta tu cena a las 20.00 horas”, para salvar el sector de la restauración.
Desde que comenzara la crisis, el Área de Promoción Económica, que dirige el edil José Arias, ha impulsado más de una decena de acciones. Entre ellas, la creación de la web comercio.albal.es donde los establecimientos se promocionan gratuitamente. A lo ya descrito hay que sumar que se ha sufragado el gasto de la reconversión de las cartas a código QR y también se está diseñando un Market-Place. A través de una aplicación móvil gratuita para este mismo sector, se promocionará la venta de comida y otros productos servidos a domicilio. Se han organizado cursos de formación telemáticos, para los autónomos y la radio municipal, así como los canales y redes sociales del Ayuntamiento han contribuido a la promoción de todos los establecimientos.
Bajo este mismo objetivo, el de potenciar el desarrollo económico y social, apoyar al comercio de proximidad y facilitar la creación y atracción de nuevas empresas, el Ayuntamiento y la Asociación de comerciantes y pequeños empresarios (ACIXEA) promueven un convenio de colaboración anual. A través de esta firma, la asociación cuenta con una dotación de 5.000 euros para destinarla al desarrollo de actividades y acciones que promocionan el comercio y la empresa, la creación de ocupación y la mejora de la formación. Además, hace año y medio que el consistorio facilitó a ACIXEA una sede ubicada en el nuevo Espacio Coworking, en el edificio del antiguo ayuntamiento, una vez reformado, con el fin de que tuvieran un lugar donde reunirse.
Para Ramón Marí, «un pueblo con comercio, es un pueblo vivo, ahora más que nunca, es necesario el apoyo, la revitalización y el optimismo de un sector que, lucha con fuerza para superar la crisis sobrevenida por la pandemia”.